[siteorigin_widget class=”thinkup_builder_imagetheme”][/siteorigin_widget]

Ante todos los cambios en la industria de la educación que han ocurrido en los últimos años, y específicamente en los procesos de enseñanza, sin duda alguna la educación virtual se presenta como el cambio más transformador. La educación virtual vino a romper con todos los esquemas anteriores y a consolidarse en nuestros tiempos como el modelo más factible. Sin embargo, el modelo exige mucho más el fomento del autoestudio para alcanzar los estándares de calidad en el proceso de enseñanza aprendizaje.

Por otro lado, la segunda mayor demanda es la adaptación a las nuevas tecnologías para la educación, como el uso de los LMS o Learning Management System, como Moodle, Canvas o Blackboard. Estas dos necesidades que más que apoyarse entre sí, pueden llegar a contrarrestarse, puesto que el uso de las tecnologías también son un medio de distracción para los estudiantes.

A partir del año 2020 se ha acelerado el proceso de la tecnificación de la educación, sin darle mucho tiempo a los pedagogos y a las instituciones educativas a adaptarse. Es por ello que el reto de ahora se concentra mucho en la promoción del autoestudio, para así garantizar la calidad de la educación y evitar lo que viene siendo un problema común, el fraude académico. 

Por eso queremos darte algunos tips para que tanto el proceso de enseñanza como la evaluación académica de tus estudiantes sea efectiva, precisa y real.

[siteorigin_widget class=”thinkup_builder_imagetheme”][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=”thinkup_builder_imagetheme”][/siteorigin_widget]

1. Uso del calendario o cronogramas

El fomento del autoestudio se basa en gran parte en la gestión del tiempo. Es importante proponer a los estudiantes un cronograma que establezca las horas de estudio para cada curso. Inclusive, la institución podría crear un calendario en Google Calendar o similares donde establezca las horas específicas de autoestudio según se requiera. También se podría calendarizar a través de la función de calendario de su LMS, como es el caso de Moodle. Por otro lado, puedes fomentar el uso de aplicaciones para controlar el tiempo entre una actividad y otra, como Pomodoro Tracker.

2. Dosifica el material didáctico y evalúa más frecuentemente

Muchas veces ocurre que los estudiantes se sienten saturados de información, debido a que se les proporciona todo o mucho material didáctico al mismo tiempo. Esto suele generar problemas de organización y motivación para los estudiantes. Es por eso que te sugerimos compartir poco a poco dicho material y determinar fechas en las que se debe abarcar cada uno de ellos. Adicionalmente, no sorprendas a tus estudiantes con grandes evaluaciones, más bien, realiza evaluaciones de forma frecuente con contenidos más pequeños, los mantendrás más motivados y atentos.

[siteorigin_widget class=”thinkup_builder_imagetheme”][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=”thinkup_builder_imagetheme”][/siteorigin_widget]

3. Apoyate de herramientas de educación virtual

No le temas a la tecnología, mejor saca provecho de ella. Existen muchísimas herramientas de apoyo a la educación virtual que puedes utilizar de forma gratuita, inclusive. Durante el autoestudio, realizar lecturas puede resultar muy aburrido, en cambio, si las combinas con  juegos o dinámicas audiovisuales, podrás lograr que se interesen más por estudiar. La interactividad de estas aplicaciones además de motivar al estudiante, también le permite aprender mejor, ya que se aprende lúdicamente, de una manera más integral.

Te compartimos en este post puedes encontrar 10 herramientas de apoyo a la enseñanza virtual que son gratuitas y fáciles de utilizar.

[siteorigin_widget class=”thinkup_builder_animation”][/siteorigin_widget]

4. Da  seguimiento personalizado a tus estudiantes

Tener un contacto más cercano con tus estudiantes te puede ayudar a evaluar de mejor manera su desempeño y asegurarte que estén estudiando. Puedes contactarlos mediante una videollamada programada o un correo electrónico de vez en cuando. Preguntales sobre el contenido académico y su ritmo de estudio, y aprovecha a responder a sus dudas e inquietudes.

[siteorigin_widget class=”thinkup_builder_imagetheme”][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=”thinkup_builder_imagetheme”][/siteorigin_widget]

5. Varía tus métodos de evaluación

Cambia los métodos de evaluación, permite que el estudiante pueda demostrar sus conocimientos de diferentes maneras, no solo a través de ensayos y exámenes. Puedes fomentar el estudio con proyectos prácticos que te permitan darle seguimiento. En vez de evaluar la fotosíntesis con un examen, pídeles sembrar una semilla para que ellos documenten su crecimiento, por ejemplo. Hay muchos casos, solo hace falta algo de creatividad.

Para finalizar, es importante recordar que cada estudiante desarrolla su personalidad de una manera diferente, y el ritmo de aprendizaje no es el mismo para todos. Por eso, estar cerca de ellos en cada etapa del aprendizaje para guiarlos en su formación es una tarea esencial.

[siteorigin_widget class=”thinkup_builder_divider”][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=”thinkup_builder_calltoaction”][/siteorigin_widget]